Estanqueidad

Las grandes obras de estanqueidad se hacen siguiendo unas instrucciones técnicas muy definidas, con el fin de comprobar el estado del estanco de una tubería determinada, se pueden usar tanto en tuberías de saneamiento como en redes de abastecimiento de agua o instalaciones de tuberías interiores a presión en edificios.

Existen grandes dificultades en la instalación y reparación de redes en lo que respecta el saneamiento, esto hace que las infraestructuras sean mucho más costosas en nuestras ciudades, pero podremos garantizar estanqueidad antes de colocarla en funcionamiento y así solventar posibles fugas de agua en diversas averías.

Existen diversas pruebas de estanqueidad que Aspol realiza y que consisten en la introducción de un fluido (aire o agua) en todo lo que respecta  el tramo de la red que comprobaremos  y así también lo que tiene que ver con  la comprobación posterior de la caída de la presión del agua en un tiempo específico. La elección del fluido depende de la localización de las tuberías y sus diversas características.

Cómo se realiza:

Para tramos  que son completos en la  tubería:

Se coloca  unos obturadores o balones específicos  en la tubería en lo que respecta  ambos extremos del tramo a probar y se inflan con aire en un determinado momento . Después se introducirá un poco de  aire o agua a una presión determinada a través de uno de los obturadores y  finalmente se va monitorizar para detectar la forma en que  cae la presión en un espacio determinado. Depende de los parámetros obtenidos y que se comparen con las especificaciones establecidas en los pliegos y normativas existentes, nos va  indica la viabilidad de la tubería.

Para tuberías de gran diámetro:

Para realizar estas pruebas se deben introducir unos aros especiales desarmados en la tubería y proceder a su montaje haciendo que todo fluya de manera correcta.