¿DE DONDE VIENEN LAS FOSAS SÉPTICAS?

La importancia de las fosas sépticas en el mundo y para el día de día de nuestras vidas queda más que patente, de hecho, fueron inventadas en 1860, debido a su gran importancia para la humanidad. Fueron creadas por Jean-Louis Mourais y hoy en día, hay una fosa séptica instalada en todas las partes del mundo y son necesarias para la salubridad. Las fosas sépticas consisten en unos taques fabricados previamente que facilitan la eliminación de residuos, flotantes y sedimentaciones además de actuar como digestores anaerobios. Están compuestas por dos partes:

  • por un lado el tanque séptico: en este se sedimentas los residuos y los lodos y se pone en marcha la actuación de bacterias anaerobias para estabilizar toda la materia.
  • por otro lado el campo de oxidación: las aguas que se quedan se oxidan y se filtrar por el suelo.

Pero aunque todas están formadas por las mismas partes, existen muchos tipos de fosas sépticas. En concreto queremos destacar tres, las fosas de concreto, las más comunes, las fosas de vidrio, cada vez más usadas, y las fosas de polietileno, que las hay de muchos tamaños y formas.

No obstante, la parte más importante de las fosas sépticas es la tapa, a través de ésta se pueden realizar todas las tareas de vaciado e inspección por parte de los trabajadores. Trabajadores que, en todo caso, deben ser profesionales muy cualificados.